Nadia y Feijoo, coalición en potencia


Ella es vicepresidenta con el PSOE. Él votó Felipe González en el 82, según confesó en entrevista a La Voz. Son los políticos del momento, si dejamos a un lado las extenuantes jornadas de Pedro Sánchez en la cumbre europea. Son Nadia Calviño y Alberto Núñez Feijoo. Son una coalición en potencia para los que creemos que este país necesita estabilidad y credibilidad para huir de la peor crisis que amenaza los bolsillos de todos. Europa no nos va a regalar nada. El gratis total no existe. Ver a Nadia Calviño, de forma muy oportuna como gallega que es, acompañar a los reyes ayer en Santiago, y verla al lado del anfitrión Núñez Feijoo, como presidente gallego recién revalidado en las urnas, hace soñar con que otra España política es posible. Lejos, muy lejos, de las coaliciones imposibles que pasan factura con los radicales catalanes que lo único que buscan es romper el Estado en pedazos. Lejos, muy lejos de los socios de gobierno podemitas que están agitando al rey emérito para ir en realidad a por la caza mayor del rey Felipe VI. La foto en san Martín Pinario de Nadia Calviño con Alberto Núñez Feijoo es la imagen del morbo. Así como los votos le dieron una mayoría estratosférica a Feijoo, Nadia Calviño ha sido bendecida por el Patronato de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre como ganadora del premio Fernández Latorre de este año. Este galardón es sin duda el Nobel gallego y el jurado ha destacado la profesionalidad y la carrera en las instituciones europeas de Nadia Calviño como garantía de tranquilidad para la economía española. Los dos políticos son una coalición en potencia si el Congreso de los diputados cambiase su deriva. Si en la carrera de San Jerónimo esa nave de la democracia tomase otro rumbo y navegase hacia aguas más fiables. Hay que poner millas por medio de la mar montañosa, de los rompientes de Podemos que lo agitan todo en su beneficio. De momento es política ficción, pero da gusto pensar en ella. Relaja. El PSOE necesita más Nadia Calviño y menos Pablo Iglesias como venenoso aliado, como el PP precisa más Alberto Núñez Feijoo y menos Cayetana, demasiado a la derecha del sentido común. España está rumbo a los cantiles del enfrentamiento, del odio que se agita desde la izquierda más extrema a la derecha más reaccionaria. Necesitamos lo que Calviño y Feijoo han demostrado en sus carreras: distancia, temple y pulso. No más coaliciones entre corrientes contradictorias. ¿Por qué esa foto en san Martín Pinario no puede ser una imagen de un futuro más creíble para no despeñarnos en guerras políticas? Queremos una segunda transición para blindar España a las generaciones que vienen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Nadia y Feijoo, coalición en potencia