Apóstolo

Ramón Pernas
Ramón Pernas NORDÉS

OPINIÓN

XOÁN A. SOLER

24 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Mañana es el día de Santiago Apóstol, el hijo de Zebedeo, el patrón de España, «santo adalid patrón de las Españas, amigo del Señor», que así comenzaba su viejo himno, al igual que el «Santiago y cierra España» que era como concluía la última estrofa del canto oficial del cuerpo militar de infantería, y el mensaje de los combatientes españoles en la batalla de Otumba, y quién sabe si no fue escuchado en la batalla de Clavijo, en la que la leyenda hace partícipe al mismo Santiago cabalgando su blanco caballo.

Ahora, aquellos fastos de la capital de Galicia que quemaban pirotécnicamente la fachada del Obradoiro son simplemente las fiestas del Apóstolo en su acepción más popular y campesina, olvidando que Compostela desde hace varios siglos es la ciudad universitaria más culta de Galicia.

Y el patrón de España, de todas las Españas, es hoy únicamente el patrón de los gallegos que todavía se rigen por el calendario, por el santoral católico, porque en realidad se ha convertido en la fiesta nacional gallega, en el Día de Galicia, y también, desde hace unos años y asumido por la izquierda nacionalista, en el Día da Patria Galega.