La Moncloa aplaude que suba el pan


Hay algo obsceno en esa imagen de los ministros aguardando en la Moncloa al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para ovacionarle como un grupo de palmeros por volver de la reunión del Consejo Europeo de Bruselas con el compromiso de los 27 de aportar un total de 140.000 millones de euros en ayudas directas y préstamos a España para que pueda superar las gravísimas consecuencias sanitarias y económicas provocadas por la muy deficiente gestión del Ejecutivo sobre la pandemia. Ver ese vídeo, perfectamente preparado, que pretende simular una especie de fiesta sorpresa a Sánchez por parte de sus compañeros, resulta más bien vergonzoso cuando en España asistimos a un fuerte rebrote de los contagios que, al igual que los anteriores, que son los que han provocado que necesitemos la solidaridad europea, el Gobierno es incapaz de controlar. Los escenógrafos de la Moncloa están tan satisfechos con el efecto propagandístico de hacer pasar por un enorme éxito el hecho de que España necesite 140.000 millones de euros para salir adelante que repitieron ayer el cuadro en el Congreso, con aplausos al presidente poco antes de que se consumara un nuevo fracaso del Ejecutivo, que vio cómo el pleno del Parlamento tumbaba las medidas sociales frente al covid-19 que el PSOE y Unidas Podemos aprobaron en la comisión de reconstrucción sin pactar con nadie.

El acuerdo de Bruselas es muy positivo para España. No solo por la cantidad de dinero recibido, que ayudará a paliar el desastre económico, sino porque pone coto al irreal programa de Gobierno. Pero uno se imagina a los ciudadanos de los países que han admitido la necesidad de ser solidarios con España viendo como aquí se celebra en tono festivo la llegada del maná, se insiste en derogar la reforma laboral cuando se tiene ya la pasta en la mano y se aplaude a Sánchez como si hubiera ganado ese dinero en una partida de póker, y entiende los recelos para aportar el dinero sin garantías. Si España necesita 140.000 millones de euros para salir adelante, el doble que Grecia y tres veces lo que Portugal, países que acaban de ser rescatados, algo habremos hecho mal.

A Sánchez y a Iglesias, sin embargo, los ojos les hacen chiribitas cuando se ven con 140.000 millones de euros a su disposición. Y apuntan ya al derroche cuando insisten, de forma torticera, en que el Fondo Monetario Internacional les ha dicho que «gasten, gasten, gasten». Lo que ocultan es que lo que en realidad dijo la directora del FMI, Kristalina Georgieva, es «gasten lo que puedan, pero guarden los recibos». Es decir, que todo lo que se nos da tendrá lógicamente que ser devuelto. Los créditos, pagando la deuda. Y las ayudas a fondo perdido, haciendo reformas y recortes. Entre estos últimos la recomendación -por no decir la exigencia- es la subida del IVA. Y no el de los productos de lujo sino los del tipo reducido y superreducido. Hasta el Banco de España admite que habrá que hacerlo. Es decir, que lo que los palmeros de Sánchez aplauden con tanto entusiasmo es en realidad que en España vaya a subir el pan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

La Moncloa aplaude que suba el pan