Xan das Bólas ya no existe


Con todo el respeto para Xan das Bólas como actor, esa Galicia paleta, con acento marcado para que se rían los de fuera, que algunos han ridiculizado, no existe. Nunca fuimos esa absurda imagen de chiste. Estamos ante un pueblo responsable que ha marcado su camino con nitidez. Ayer volvió a quedar claro. Los gallegos hablaron en voz alta. Somos una sociedad madura que ante una pandemia vota con responsabilidad, algo que no hicieron los franceses. Y no solo vota. Va más lejos. Rompe cualquier mapa político actual con una cuarta mayoría absoluta para Núñez Feijoo, lo que, en los tiempos de multipartidismo de hoy, es increíble. ¿Por qué? En tiempos líquidos de cambia chaquetas y de mentiras en red, Feijoo se parece a aquella campaña que hizo en su día la compañía de buses para hundir al metro. Una frase muy sencilla que lo retrata a él: en bus ves por dónde vas. Con Feijoo, ves por dónde vas. Representa algo que, para los gallegos, es lo más importante. El sentidiño. Sin estridencias. Cuando vinieron muy mal dadas, hace nada, no solo gestionó. Ayudó al Gobierno central a corregir decisiones. Siempre con lealtad. Pero los votantes se han significado tanto que han ido mucho más allá en su veredicto. Va a resultar que la boina es una antena parabólica que lo capta todo. Aquí, en Galicia, hemos colocado como jefa de la oposición a Ana Pontón, que lleva años haciendo un trabajo extraordinario. Infatigable. Sin cambiar de ruta. Y los electores han descalabrado a un PSdeG que en Galicia casi siempre ha sido una casa de los líos o una casa de mudanzas, sin repetir candidato desde Touriño. Gonzalo Caballero ha sido el que más ha gritado durante esta campaña. El volumen fuerte de su discurso, que sorprendió (qué alterado o altivo estaba en el debate), le identificó con una crispación que nadie comprendía y que no respaldaban ni sus alcaldes que gobiernan las ciudades de otra manera. Caballero se jactó de no haber tomado una copa en su vida. Es muy sano, pero tal vez le convenía probar por una vez el sosiego de un solo gin tonic. Y el colista ha sido Gómez Reino. Otros que se lo han ganado a pulso. Nos marearon a muchos, tanto lo hicieron, que han terminado mareados ellos. Demasiada confusión en una legislatura en la que empezaron apuntando contra Feijoo y terminaron disparando contra ellos mismos. Los resultados dejan dos ganadores y dos políticos que se lo tienen que hacer mirar.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Xan das Bólas ya no existe