Las dos soledades de Saint-Ex

Se ha abusado tanto de las citas de «El principito» en tazas que uno casi puede leerlo entero a base de visitar pisos de estudiante


Para mí hay dos personajes de la literatura, uno de ficción y el otro real, que estarán para siempre ligados a la idea de escribir una carta. Uno es el trágico escribiente Bartleby del cuento de Melville, encargado del triste oficio de abrir las misivas que no llegaban a su destinatario. El otro es Antoine de Saint-Exupéry, que además de escritor fue durante años piloto del correo postal, y que volaba, literalmente, sentado sobre sacas que contenían cientos de cartas, de miles de palabras.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Las dos soledades de Saint-Ex