Ees tan agotador responder a la ignorancia que lo mejor semeja quedarse callada. Pero cuesta tanto cuando la ignorancia te sacude tus principios que solo imaginar que desde este fin de semana haya personas en las redes sociales saliendo en defensa de Castelao me da taquicardia. Pensar que «os bos e xenerosos» nos veamos en la necesidad de explicarnos y defendernos de los «ignorantes, féridos e duros» es tan desolador como la propia idea de creer que nos aproximamos en algo, que tenemos algo que ver. Allá cada cual con su vertiginosas incompetencias, con sus incapacidades y su necedad, pero me niego a hacer entender a estas alturas quién es Castelao o a ensalzar su figura ante personas como el señor Ortega Smith y sus colegas. Ni tampoco creo que convenga hacer un repaso de lo que representa para los gallegos a los votantes de Vox, que aplaudieron en «Ginzo» las tonterías que Smith soltó por la boca. Las formas lo son todo en esta falta atroz de pensamiento, en estos giros circenses de un partido que lo único que busca es la confrontación, la bulla y exaltar a una mayoría cansada de tanto necio. Los que sigan al señor Smith y sus colegas saben de sobra adónde les conduce ese camino, en el que por supuesto no está Castelao ni ninguna de las personas que han hecho grande este país. En Galicia, y ellos ya lo saben, pintan poco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

«Ignorantes, féridos e duros»