Pomada de nostalgia

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

MABEL RODRIGUEZ

10 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Durante esta clausura obligada que padecemos ha proliferado el intercambio de wasaps de contenidos nostálgicos entre amigos y familiares: recopilaciones de canciones vintage, fotografías antiguas, juegos de mesa desahuciados, anuncios de hace décadas, películas… Compartía con unos amigos el disfrute que nos producía volver a ver los Estudio Uno de la televisión en blanco y negro y la magnífica generación de actores que los interpretaban: José Bódalo, Fernán Gómez, Paco Rabal, Alfredo Landa, las Gutiérrez Caba, Aurora Bautista y tantos otros.

Hay un sentido que late en este tipo de mensajes y que no obedece a un ¿por qué? sino a un ¿para qué? Es decir, cumplen una función.

Allá por los setenta, el sociólogo Fred Davis publicó el libro Anhelo del ayer: Una sociología de la nostalgia. En él, Davis se percataba de que los recuerdos de la infancia provocaban sentimientos de seguridad. En 2015 dos profesores de la Universidad de Southampton identificaron tres funciones importantes de la nostalgia: la autoorientación que robustece la seguridad en uno mismo, el fortalecimiento del significado de nuestra propia historia y la consolidación del vínculo con los seres queridos.