Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Una bomba en pleno vuelo

Manuel Blanco Désar LUCHA CONTRA EL CORONAVIRUS

OPINIÓN

PILAR CANICOBA

08 may 2020 . Actualizado a las 09:51 h.

En 1993, un grupo de colegas constituimos en España la Asociación Federalista Europea. Éramos jóvenes e idealistas. Jóvenes ya no volveremos a ser, pero sí idealistas. A los federalistas nos gustaría que al menos nuestros nietos gocen de una integral ciudadanía de la Unión y que no regresen jamás a los usos previos a 1945. Por eso, y por asuntos aun más vitales, como conservar y mejorar los derechos, libertades y coberturas sociales que a nuestros abuelos y padres tanto les costaron.

Desde los 90 perdemos posiciones en la carrera mundial de la ciencia, la investigación, la industria, la economía… Hemos dejado de ser competitivos en el naval, la electrónica, el textil… Nos aferramos a menesteres de escaso valor añadido, como el turismo: durante el 2017, Europa atrajo al 51 % de los turistas internacionales del planeta, un logro incapaz de sostener nuestro modo de vida. Esta crisis que nace con el covid nos ha desnudado: ya no podemos ni fabricar mascarillas -¡mascarillas!- para proteger a nuestra población. Hemos perdido capacidades, saber hacer y resiliencia. De lo poco que nos puede ayudar ante nuestra fragilidad estratégica solo queda la cohesión interna.

Ante este panorama y en pleno vuelo, buscando un lugar seguro donde aterrizar, dentro de la aeronave los pasajeros y la tripulación se han empezado a pelear por los asientos. Y, para colmo, uno de ellos ha comenzado a jugar a montar una bomba: el Tribunal Constitucional alemán ha dicho que las normas europeas se interpretan mal en el Banco Central y que por tanto los germanos tienen que dejar de cooperar.