Unamuno

Siro
Siro PUNTADAS SEN FÍO

OPINIÓN

Siro

01 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Mientras dure la guerra, a película de Amenábar, trata -coido que con acerto- a anguria vivida polo Unamuno, vello e enfermo, que confiara no Alzamento Nacional para poñer orde na república e salvar do marxismo a civilización cristiá; pero, comezada a guerra, descobre as mesmas atrocidades nos dous bandos. Unha traxedia íntima que eu ilustraría graficamente en catro momentos.

19 de febreiro de 1935. Unamuno recibe a José Antonio Primo de Rivera o día en que a Falanxe vai dar o primeiro mitin en Salamanca. Pedírallo un ex alumno falanxista, Francisco Bravo, que acompañou a José Antonio e Sánchez Mazas. Don Miguel estivo cordial: «Esto del fascismo yo no sé bien lo que es, ni creo que tampoco lo sepa Mussolini. Confío en que ustedes tengan, sobre todo, respeto a la dignidad del hombre. Lo que he leído de usted, José Antonio, no está mal, porque subraya eso del respeto a la dignidad humana». E foi ao mitin con eles.

Primeiros días de setembro de 1936. Entrevístao Merry Bromberger, corresponsal do xornal francés Le Matin, e declara: «Todavía no ha sido entendida en el extranjero la naturaleza de esta guerra civil, la más terrible que España ha conocido y que llevará al país a la ruina, a una herida abierta de par en par. Sugerimos una mediación, una tregua, para intercambiar rehenes y detener las ejecuciones. No hay voluntad para parar esta locura».