Mantiene el presidente Núñez Feijoo al menos dos dudas razonables: anunciar si será el candidato de su partido y la fecha de las elecciones. Ambas siguen el esquema de Bertrand Russell, que aseguraba que hay que combatir el culto a la certidumbre y seguir en la cartesiana duda metódica enunciada en el clásico Discurso del método.

Solo Núñez Feijoo puede proclamarse candidato a presidir la Xunta por cuarta vez, a juicio de los recientes análisis demoscópicos que lo sitúan como el mejor colocado ante el electorado marcando notables diferencias con otros posibles miembros del Partido Popular, que estarían muy lejos de obtener los resultados que se le adjudican al actual presidente.

El Partido Popular no tiene banquillo para los comicios gallegos, Núñez Feijoo tiene un equipo de conselleiros homogéneo y notable, pero sin ningún sobresaliente. La práctica de una cultura presidencialista ha dado muy buenos resultados, y Núñez Feijoo ha consolidado un liderazgo indiscutido en Galicia y fuera de la comunidad, y es hoy la voz con mas criterio en el conjunto de los dirigentes nacionales de las filas populares.

Pero mantiene la duda hasta el último momento, la duda como herramienta política, el valor del pensamiento frente al sentimiento, a juicio de las reflexiones de Victoria Camps en el texto Elogio de la duda, donde mantiene que la duda es siempre una actitud reflexiva y prudente.

Y poco tiene que ver con ese popular concepto escasamente gallego y mal traducido del catalán llamado sentidiño y que parece estar tan en boga en el lenguaje coloquial. La duda es en este momento parte de una estrategia bien medida y calculada, al margen de la singular forma de ser del presidente de la Xunta.

La fecha de la convocatoria electoral es otra de las incógnitas que conforman el universo de la duda metódica. El anuncio de las elecciones catalanas previsiblemente para el mes de mayo, los guiños preelectorales del PNV para un adelanto simbólico, hacen dudar a Núñez Feijoo de celebrar los comicios a tres, buscando la coincidencia de un domingo electoral Galeusca, sumando la convocatoria a las otras dos nacionalidades históricas del Estado.

La tesis es esencialmente especulativa, pero casi siempre cualquier parecido con la realidad no suele ser mera coincidencia.

Las dudas suelen resolverse pronto. Núñez Feijoo es un maestro manejando los tiempos. Un buen político.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

La duda