Ahora, a reconstruir la tolerancia


Como decimos por estos lares, «malo será». Malo será que le fallen a Pedro Sánchez sus socios y aliados en la segunda votación. No le fallarán sus diputados, a pesar de los intentos de convencerlos de romper la disciplina «por el bien de España». No le fallarán los de Unidas Podemos, porque están que no se lo creen. Un vicepresidente, cuatro ministros y una confirmación escuchada de que «sí se puede» es algo que no se creían ni en sus sueños más optimistas. No le fallarán los diputados de Esquerra, por lo menos hasta que fracase la mesa de negociación, que me parece que ha dejado de llamarse «de gobierno a gobierno». Y no le fallarán las minorías individuales, desde el momento en que el muy acosado Tomás Guitarte, de Teruel Existe, aseguró que no hay ninguna posibilidad de que cambie su voto.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

Ahora, a reconstruir la tolerancia