Atacar la piel


Los tatuajes atacan la naturaleza de la piel. Nuestra piel tiene el color que tiene como consecuencia del origen, la genética y el metabolismo, que se puede modificar si la exponemos a la radiación solar. La alteración de su uniformidad por acción de las agujas de un tatuador no deja de ser una aberración y un ataque a la naturaleza de la piel humana. La visión de extremidades, cuello, pecho, espalda, arranque del canalillo entre nalgas, etcétera, abarrotadas de figuras tatuadas produce un rechazo por la antiestética agresión a la piel. Deportistas, artistas, famosos, excesivamente tatuados, están teniendo una nociva influencia en adolescentes, jóvenes y personas mayores, que deciden tatuarse por mimetismo. Una pena.

Aparte de la estética, el primer problema de los tatuajes en la piel humana es que son muy difíciles de eliminar. Son prácticamente irreversibles. Una vez tatuados, le acompañarán de por vida. No se tatúe el nombre o la figura de su amado/a. Si la relación se rompe, ahí estará el tatuaje recordándola.

El otro gran problema de los tatuajes son las alergias producidas por los metales que llevan las tintas (pigmentos) y las agujas. Si usted tiene alergia a la bisutería metálica, no así al oro, probablemente le producirán reacciones alérgicas los tatuajes, porque incorporan cromo y níquel, frecuentes en las aleaciones de bisutería.

Defienda la naturaleza de su piel. No se tatúe.

Quiero este tatuaje fuera de mi piel

NOELIA SILVOSA

Adiós a la tinta.  Eso es lo que han decidido estos tres tatuados que están pasando por el láser para dejar el lienzo de su piel en blanco. Arrepentidos de sus dibujos originales, unos quieren renovarlos y otros apuestan por no pintarse más

José Luis López tiene 42 años y se hizo su primer tatuaje a los 18. Aunque desde entonces ya llovió no se arrepiente para nada de haber adornado su cuerpo con tinta, pero dos décadas después ha decidido eliminar algunos de sus dibujos. Eso sí, con la firme intención de sustituirlos por otros nuevos y más modernos. «Las modas cambian y hay cosas que ya no te gustan y que quieres hacer mejor», indica. No es la primera vez que este amante de los tatuajes pasa por el láser, y ahora se está borrando varios: «Estoy eliminando uno grande en un hombro y luego tengo otros también por mis padres, que fallecieron. Del que hice por mi padre quiero hacer otro más moderno, ese sí que es un cover. Las letras chinas que tenía por él son las que estoy borrando, y después quiero dibujar su mismo coche, el que tenía cuando yo era pequeño, un Seat 1.500. En estilo dibujo animado, más acorde al resto. Tengo la fotografía para que me lo hagan».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
42 votos
Comentarios

Atacar la piel