El 1-O ya está aquí


Han pasado dos años desde aquel referendo ilegal que puso a España patas arriba y que desembocó en la activación del procedimiento del artículo 155 de la Constitución. En estos días están pasando muchas cosas y más que van a pasar. La inminente sentencia del procés está provocando alteraciones de todo tipo, pero esta no será la única resolución judicial; también en octubre se celebrará el juicio contra Torra, por no cumplir la orden de retirar los lazos amarillos en la campaña electoral, y se sentarán en el banquillo los parlamentarios catalanes acusados de permitir la tramitación de las «leyes de desconexión» en el 2017.

Por si esto fuera poco, hace unos días, en el marco de la Operación Judas, ingresaron en prisión siete miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) por supuesta pertenencia a un «grupo terrorista de índole secesionista catalán» que estaba planeando atacar en el período comprendido entre el 1-O y la sentencia del Supremo. En paralelo se supo que, presuntamente, se reunieron con la hermana de Puigdemont, huido de la justicia española. Estos comités siempre han contado con el respaldo y simpatía del presidente catalán Torra, basta recordar como hace un año gritaba: «¡Apretad, hacéis bien en apretar!».

El clima político se recrudece. Una resolución de la CUP respaldada por las fuerzas soberanistas llamando a la desobediencia civil e institucional será impugnada por el Gobierno de España, por vulnerar las sentencias del Tribunal Constitucional y el Estatuto de Cataluña. El Ejecutivo anuncia que no dudará en aplicar otra vez el 155. Y la oposición pide que se actúe, se anuncia una moción de censura e incluso una querella contra Torra. No más tranquila está la calle, con movilizaciones por la libertad de los doce acusados (nueve permanecen en prisión provisional desde hace casi dos años, cumpliendo el tiempo máximo para esta privación de libertad) y de los CDR ingresados en prisión. En las últimas horas siguen pasando cosas: la visita de Torra a los presos, la reafirmación pública de que el 1-O es «la jornada fundacional de la república» y la reciente dimisión del jefe político de la policía autonómica por su enfrentamiento con el president.

Pues aún así tenemos la traca final, las cuartas elecciones generales en los últimos cuatro años están a la vuelta de la esquina. Tendremos que ir a votar el próximo 10-N bajo los efectos de la sentencia del procés, que puede noquear a los partidos y a la sociedad.

Por Ana María Aba Catoira Profesora de Derecho Constitucional en la Universidade da Coruña

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El 1-O ya está aquí