Rivera paga esta ronda


Si no fuese porque la cuestión de fondo es muy seria, porque el CIS es respetable y porque sus trabajadores son muy profesionales, diría que la encuesta que hoy se publica se presta al cachondeo nacional. El primer detalle jocoso es que los dos partidos que provocaron la repetición de elecciones por su falta de entendimiento son los premiados por los españoles y los que más suben en intención de voto: el PSOE, 5,52 puntos respecto a las elecciones de abril, y Podemos, 1,2 puntos. ¡Recompensa para los culpables! ¡Castigo o indiferencia para los espectadores!

Solo encuentro tres explicaciones. Primera, que cuando se hizo el trabajo de campo no se había llegado a la fecha límite para la convocatoria automática de elecciones, con lo cual la irritación ciudadana no había llegado a su máximo nivel. Segunda, que al Partido Socialista le estaba beneficiando su voluntad confesada de negociar o no se había iniciado el debate de culpabilidad del fiasco. Y tercera, que a Unidos Podemos no le había salido el grano de Errejón, todavía no era señalado tampoco como culpable del fracaso, había gentes que valoraban su disposición al diálogo y era la única opción a la izquierda del PSOE, donde también hay vida y electores.

Y el que paga la ronda de la crisis es Ciudadanos, que sufre un serio bajón de tres puntos, y cede el tercer puesto a Podemos. Le acompaña Vox en el castigo. Si el barómetro sirve para algo, la conclusión que me parece más trascendente es que el bloque de derechas se debilita, porque la pequeña subida del PP no compensa ni de lejos la caída de sus dos aliados. España, según el CIS, es hoy más de izquierdas que cuando Pedro Sánchez ganó las elecciones. Casi siete puntos más de izquierdas. De poco le sirvió a Pablo Casado moderar su mensaje, dejar de llamar «felón» a Pedro Sánchez y hacer un último esfuerzo para situarse en el centro político. Estos virajes necesitan más tiempo y más pruebas para resultar creíbles para los votantes. Lo extraño es que las encuestas privadas sí le dan a Casado una notable subida. ¿Será porque el presidente del CIS, José Félix Tezanos, es socialista? ¡Vayan ustedes a saber!

Donde coinciden el instituto oficial y las empresas privadas es en la intención de voto de Ciudadanos. Los encuestados le hacen pagar varios precios: el de pactar con Vox siendo un partido de centro; el de negar el pan y la sal e incluso el saludo a Pedro Sánchez cuando ambos hacían mayoría absoluta, y el de haber girado descaradamente a la derecha para hacer el sorpasso al PP. Estas piruetas se pagan. Rivera tiene 43 días por delante para rectificar otra vez y recuperar credibilidad. Ignoro si ya lo podrá hacer. Y lo peor: no da señales que quererlo hacer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Rivera paga esta ronda