Esto también va con Rivera


Albert Rivera hace como si no fuera con él, pero es uno de los grandes responsables de que pueda haber nuevas elecciones por negarse a permitir que se inicie la legislatura. Disimula y pone excusas para quitarse la presión de encima y que sean Sánchez e Iglesias quienes asuman en exclusiva el desgaste. Pero la realidad es que el cordón sanitario al que ha sometido a lo que llama sanchismo, que no es otra cosa que el PSOE realmente existente refrendado por sus militantes y votantes, es una de las causas del bloqueo institucional. Rivera ha tenido en su mano proporcionar estabilidad al país (PSOE y Cs suman mayoría absoluta), pero su ambición de liderar a las derechas como único medio de optar a ser presidente del Gobierno se lo ha impedido. Sus justificaciones para vetar a Sánchez son pueriles, porque precisamente si le hubiera apoyado habría dejado fuera de juego a los independentistas, en teoría sus principales enemigos políticos. No es propio de un partido de centro vetar a la socialdemocracia mientras pacta con la ultraderecha, algo que en Alemania o Francia es anatema. Tampoco que una formación que tiene como bandera la regeneración gobierne en Madrid con un PP que en esta comunidad simboliza la corrupción, lo que ha sido certificado con la imputación de Aguirre, la madre de todas las ranas. Tales son las contradicciones de Ciudadanos que ha apoyado crear una comisión de investigación sobre Avalmadrid, que en realidad supone investigar a Díaz Ayuso, a quien hizo presidenta cuando ya había informaciones muy serias sobre sus irregularidades. La espectacular derechización de Rivera ha provocado una grave crisis interna en Cs. Veremos qué coste electoral tiene.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Esto también va con Rivera