Radiación solar


La energía emitida por el Sol se propaga por medio de radiaciones electromagnéticas que se mueven a la velocidad de la luz. Después de recorrer unos 150 millones de kilómetros, llegan a la superficie de la Tierra en 8 minutos y 19 segundos. La radiación solar (RS) tiene una componente ultravioleta (UV), otra infrarroja (IR), además de la visible.

La parte UV tiene mayor energía que el resto. A su vez, se divide en ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB). La UVB es la más energética de las dos. Apantallada por la alta atmósfera, llega en menor cantidad a la superficie de la Tierra (0,1 % del total de la RS), pero es la responsable de las quemaduras y del cáncer de piel. La fracción UVA representa un 4,9 % del total, produce envejecimiento prematuro de la piel y manchas.

La parte visible (39 % de la RS), tiene menor energía que la UV, actúa sobre la piel de forma equivalente a cómo lo hacen los rayos UVA, pero con acciones más atenuadas. La fracción infrarroja (IR) es la de menor energía, representa el 56 % del total de la RS y produce sensación de calor sobre la piel.

La RS da luz a los días y es fuente de vida. Con ella las plantas verdes realizan la fotosíntesis, absorbiendo CO2 y devolviendo oxígeno a la atmósfera, con efectos muy beneficiosos para la estabilidad del planeta. La RS también es fuente de problemas serios de salud (cáncer de piel), cuando no se toman las precauciones adecuadas al exponerse al sol. Sea prudente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Radiación solar