Galego coma nós


Hay una pintura celebre de Salvador Dalí en la que retrata a su hermana Ana María de espaldas en una ventana y al fondo se divisa Cadaqués. Adolfo Suárez Illana fotografió a su padre de espaldas caminando junto al rey Juan Carlos cuando el expresidente del Gobierno estaba sufriendo un alzhéimer muy avanzado.

 Esta semana un niño gallego de dos años fue fotografiado junto a su padre subidos ambos en un balancín de un parque infantil. Este diario se hizo eco del retrato que presenta en sociedad al chaval de espadas mientras su padre lo mira de frente. La frase que acompaña la fotografía, es lacónica: «Galego coma min».

Por supuesto que nos remite a la frase que fue lema de la campaña política de Manuel Fraga, que hizo fortuna y permanece en la memoria colectiva del país: galego coma ti. Nada es casual y las tres palabras que son el pie de la foto no son un eslogan, ni siquiera una frase hecha. Es, y no es poco, la evidencia del orgullo legitimo de pertenencia.

La puede suscribir cualquier padre gallego refiriéndose a sus hijos. Son galegos coma nós, como todos los que hemos tenido el privilegio de nacer en este Finisterre de todos los extramundis, en el reino de la lluvia, donde el sol se deja querer en las mañanas tibias de verano.

Equivale a decir, a escribir uno de los nuestros, gallego como nosotros que nacimos en un país envejecido, y por lo tanto fotografiar a un niño es una noticia gozosa que nacer y crecer en Galicia, el país de las dos lenguas, la que dice bolboreta cuando queremos escribir mariposa, el que hace himnos a la melancolía, y orvalla nostalgias en los poemas de Rosalía, es una apuesta por descifrar todas las claves ocultas de la galleguidad, y quiera Dios que ese niño pueda vivir en una tierra donde el desarrollo sea armónico y la prosperidad afiance su futuro.

Alberto, que así se llama el chaval es gallego como nosotros, como los que viven aquí y como los que estamos fuera y ejercemos ese oficio atávico de ser quienes equilibramos ese balancín que en la fotografía permanece estático.

En el retrato el padre refleja en su rostro la paternidad feliz, sin disimulos, y cuando escribe a pie de pagina «Galego coma min», pronuncia una declaración de principios en toda regla.

Acaso sea la primera de las fotos de la próxima campaña electoral y el padre del niño, del mismo nombre que el rapaz, vuelva a presentarse. Quien sabe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Galego coma nós