En recuerdo de otro eclipse


El pasado 2 de julio, tuvo lugar un eclipse solar total. El eclipse solar se produce cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol; es total cuando, brevemente, la luz del Sol desaparece por completo. El eclipse no fue visible desde nuestras latitudes. Como cuenta Xavier Fonseca, dos gallegos caza-eclipses se desplazaron a Chile para ser testigos del fenómeno e intentar inmortalizar, en imágenes y vídeos, los dos minutos de su duración.

Quizá el eclipse más famoso de todos los tiempos fue el ocurrido el 29 de mayo de 1919, hace ahora cien años. Durante el suceso se pretendía comprobar la veracidad del trabajo de Einstein titulado Sobre la influencia de la gravedad en la propagación de la luz. Al apagarse la luz del Sol en el eclipse total, se podrían observar las estrellas próximas y comprobar experimentalmente la desviación de su luz. Dos expediciones científicas, una en el Golfo de Guinea y la otra en Brasil, tomaron numerosas fotografías de trece estrellas. Posteriormente se pudo comprobar que la desviación de la luz de las estrellas era de casi dos segundos de arco, la que Albert Einstein había previsto en su propuesta de deformación del espacio-tiempo de cuatro dimensiones provocada por el Sol.

La teoría de Newton de la gravitación universal quedaba descolocada. A partir de los resultados de las mediciones en el eclipse, la fama de Einstein creció exponencialmente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

En recuerdo de otro eclipse