Perro mundo


Es, indudablemente, una relectura del primer documental italiano que se tituló con éxito Mondo cane, rodado en el muy lejano año 1962, y que tuvo hasta bien entrado el nuevo siglo, media docena de secuelas. 

Los perros y demás mascotas, no son, como las bicicletas de Fernán Gómez, para el verano. Aquel cachorro insistentemente deseado, pedido hasta el llanto por la pequeña de la casa antes de la llegada a finales de diciembre de Papá Noel o los Reyes Magos que arriban al mundo de los sueños con los primeros días de enero, ha sido abandonado en una gasolinera alejada de la ciudadcuando llegaron las vacaciones de julio.

A la niña le aburría su perrito, bajarlo a la calle era un compromiso familiar que se ejercía dos veces al día; el can no era especialmente casero y tenía mordidas las patas de todos los sofás, caprichoso con las comidas, y no se acostumbraba a la soledad de un piso de ciudad, en donde pasaba solo muchas horas esperando a que la llave de la puerta de la casa, girara en la cerradura con su habitual ruido.

Hace un par de días lo abandonaron en una estación de servicio de la nacional seis, lo suficientemente alejada de su residencia. Yo lo he visto perdido, desorientado, aguardando la llegada de sus amos que ya nunca se produciría.

Le habían extraído su chip identificativo, y en su mirada canina estaba escrita toda la desolación de quien todavía se sentía querido. La dama se convirtió de repente en vagabundo. Quizás su final este cerca, y muera atropellado al cruzar la autopista, acaso se una a otros compañeros abandonados como él, e inicie una vida nómada por los paramos castellanos con la esperanza de encontrar algún día a quienes lo dejaron perdido a su suerte.

Cada año son mas de ciento treinta mil mascotas las que se abandonan en España, según datos recientes de la Fundación Affinity (138.000 en el 2018: 105.000 perros y 33.000 gatos). Al acabar la temporada de la caza, hay una auténtica avalancha coincidiendo con el fin del primer cuatrimestre.

Luego con el inicio de las vacaciones veraniegas llega el abandono de las mascotas de los particulares. Jóvenes cachorros que llegaron a sus hogares por Navidades, o perros mayores que ya no son del agrado de sus propietarios.

En su haber está la lealtad, la fidelidad de ese binomio can/amo, la alegría familiar de tener en casa al mejor de los compañeros, al amigo perro que nada pide y todo lo da. Y no hay un debe en su balance de afectos.

Quien abandona -quienes están dispuestos a abandonar- a un perro o a un gato, o a cualquier otro animal es cuando menos una mala persona. El escritor Arturo Pérez Reverte va mas allá y los califica de hijos de… en grado superlativo. Yo los denuncio en este articulo que dedico a mis adorados canes que ya no tienen quien les quiera, aunque yo escribo por y para ellos.

Que Dios confunda a quienes los dejan en las áreas de servicio, en la primera parada de la ruta de un verano. El nunca lo haría.

?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos
Comentarios

Perro mundo