Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Él es un adicto al juego

José Manuel Recouso EN LIÑA

OPINIÓN

02 jul 2019 . Actualizado a las 07:29 h.

El trastorno de juego se encuentra categorizado dentro del apartado de trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos. Según el DSM-5 (APA, 2013), se define como una conducta de juego problemático persistente y recurrente, que provoca un deterioro o malestar clínicamente significativo y se manifiesta por la presencia de diferentes criterios establecidos.

 Este comportamiento de juego implica la pérdida de control, la dependencia emocional, la tolerancia y la interferencia, de dicho comportamiento, con la vida cotidiana. Se adquiere con la repetición de los comportamientos, que en un principio resultan agradables, pero que con posterioridad solo aportan consecuencias negativas.

La forma de conocer si existe dicho trastorno, es identificar los siguientes factores:

1.- Cambios de carácter.

2.- Falta de comunicación.

3.- Aislamiento, tanto social como familiar