Ciudadanos, ¿a qué habéis venido?


La Diputación de Ourense lleva treinta años gobernada por la misma familia. Si uno se fija bien, si achina los ojos y presta atención, puede ver alrededor del Pazo Provincial una fina red, como una tela de araña, que se ha ido tejiendo de forma concienzuda durante esas tres décadas. Sería la imagen gráfica del clientelismo en el que basó su política José Luis Baltar. Ya retirado, fue condenado por prevaricación. Por enchufar. Gobernó muchos años, pero fueron las contrataciones previas al congreso del PP en el que resultó elegido su hijo lo que hizo que el final de su trayectoria tuviera un borrón. Pero no hubo cuenta nueva. Las cosas se siguieron haciendo de manera parecida y esa no es solo una sensación que estos días recorre Ourense como una corriente eléctrica: se puede comprobar en las decisiones respecto de los concellos, según su color.

José Manuel Baltar siguió la senda de su padre en muchas cosas, aunque no en todas. Él tarda meses en recibir a gente que antes era atendida en la misma mañana, aunque tuviera que esperar en un cuarto próximo al despacho del presidente; él no acude a los funerales con la metódica dedicación de su padre; él no tiene el comportamiento campechano que, a pesar de los pesares, le granjeó el respeto (y muchos votos) a su predecesor.

Y ahora, la historia cambia de color: se pone naranja. Después de que Baltar no lograra revalidar la mayoría absoluta en la Diputación -hay que recordar que se presentó como candidato, presumiendo de que era el único político en España que lo hacía- Ciudadanos es la única opción que tiene para que esos 30 años se conviertan en 34 y para que esa red se haga más fuerte.

Así que la pregunta a los representantes de Ciudadanos es bien clara: ¿a qué habéis venido? ¿A regenerar la política, como habíais dicho a vuestros potenciales votantes o a perpetuar una saga política? ¿A hacer las cosas de forma diferente para reanimar a una provincia en parada cardíaca o a suministrar cuidados paliativos para que no nos demos cuenta de que nos morimos?

Entre los cargos electos de Ciudadanos en estas municipales están ex populares que se fueron del partido echando pestes y que querían abrir las ventanas para que entrara aire fresco. Lo que decidan será estratégico para su futuro en Ourense y en Galicia. Albert Rivera tiene que pensar si le importan seis mil votos y si en el futuro quiere más. Le toca demostrar que su discurso es fiable o confirmar que era un cartel electoral. ¿A qué has venido?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

Ciudadanos, ¿a qué habéis venido?