Sánchez, muy fortalecido


Pedro Sánchez lo ha vuelto a hacer. No solo resucitó él mismo como líder socialista cuando todos le daban por muerto, sino también, ahora, a su partido. Ha volatilizado los fantasmas de la pasokización del PSOE y del sorpasso de Podemos, que hasta hace muy poco parecían verosímiles. Por primera vez en 11 años los socialistas ganan unas elecciones generales, además de forma contundente, y evitan que gobiernen las tres derechas. Es el gran triunfador de la noche. La jugada de la moción de censura que depuso a Rajoy, su gestión en solo diez meses de Gobierno y el adelanto electoral no le han podido salir mejor. Debacle de Pablo Casado, el gran derrotado, cuya estrategia de mimetización con la ultraderecha le ha resultado letal. Albert Rivera sube notablemente, pero el absurdo cordón sanitario que puso a los socialistas limita ahora sus posibilidades de pactar con Sánchez. Y ha perdido, puede que definitivamente, el centro. Podemos pasa ya a ser la izquierda residual, que solo aspira a ser muleta de los socialistas. La extrema derecha irrumpe con fuerza en el Congreso, pero menor de la que se temía. Entre dos miedos, a la ultraderecha y a los separatistas, la mayoría de los españoles han dicho que temen más a la primera que a los segundos. No han comprado el mantra de la rendición de Sánchez ante los secesionistas, que ha sido el principal y casi único argumento de las tres derechas. Habrá que ver por qué fórmula de gobierno apuesta Sánchez, si por acercarse a Ciudadanos, lo que parece improbable, o por una alianza más compleja, que incluya a nacionalistas. Todo se decidirá después de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo. Toca esperar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Sánchez, muy fortalecido