Sobran los mediocres


Los cuatro líderes salieron ayer a la palestra de la televisión pública conscientes de que después del 28A tendrán que pactar si quieren llegar a ocupar un puesto de responsabilidad en el futuro Gobierno de España. Y lo harán porque no les quedará otra.

 En este marco en el que impera el pluripartidismo es curioso que, sin embargo, ninguno de los políticos liderase una solución conjunta para los asuntos que preocupan -de verdad- a los ciudadanos. La maltrecha educación o la catatónica sanidad claman al cielo por un pacto de Estado. Ningún votante hubiera visto como una cuestión indecente abordar conjuntamente -lejos de las siglas partidistas-el asunto del derecho a morir con dignidad o el de afrontar la desaceleración económica que se avecina.

Pese a querer ascender a los cielos de la Moncloa ni Sánchez, ni Casado, ni Rivera, ni Iglesias dijeron algo así como: «Señores, pactemos. Porque si la única solución es recortar las pensiones hasta la mínima expresión, lo mejor es que nos vayamos y dejemos a otros que sepan hacerlo». Tal argumentación no se les pasó por la cabeza en ningún momento. Ellos ya tienen los ingresos de su jubilación bien encarrilados, así que los de los demás les importan pero relativamente.

Quedó demostrado, una vez más, que predicar es fácil si se tiene labia y ganas de poder, lo difícil es gobernar. Mejoren lo presente, señores, porque de mediocres está el mundo lleno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Sobran los mediocres