Los rescatadores


El periodista Henry Morton Stanley se distinguió por encontrar a alguien que en realidad no se había perdido. Ocurrió en noviembre de 1871 en Ujiji, junto al lago Tanganika. David Livingstone, una vez encontrado, rehusó regresar con él. Stanley, a su vuelta, se hizo muchas fotos de estudio vestido de explorador, junto a un chiquillo negro llamado Kalulu, que le sujeta el rifle o le sirve una taza de café. Unos años después emprendió el salvamento de Emin Pasha, un médico alemán llamado Eduard Schnizer que se había convertido en gobernador de Equatoria, donde hoy se localiza Sudán del Sur, y que se encontraba en la costa congoleña del lago Alberto. Pero fueron el rescatador y su expedición los que tuvieron que ser rescatados. Habían dejado tras de sí un gran derroche de tiempo, vidas y dinero y enfermedades.

Desde Stanley uno aprende que hay que tener mucho cuidado con los salvapatrias, que se rasgan la camisa como Hulk Hogan y emprenden aventuras indeseadas. Parece -lo contaba este periódico- que Vox no va a obtener escaños en Galicia, y no es de extrañar. La campaña se está estableciendo sobre el discurso de lo que hacen los otros y se pide el voto para que no ganen. Nadie habla de sí mismo, sino de los demás. Menos los extremistas catalanes y vascos, que impiden hablar a aquellos con los que no están de acuerdo. Yo a los xenófobos y a los dictadores los quiero en la plaza y a la luz del día. Y quiero que me cuenten alto y claro lo que piensan hacer conmigo, o como mínimo, con mis impuestos. A Stanley también.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Los rescatadores