Disculpas


Cuentan de Felipe IV que durante una velada en palacio cometió el atrevimiento -craso error- de polemizar con Francisco de Quevedo acerca del valor de la disculpa.

El rey sostenía que cualquier ofensa quedaba lavada por una buena disculpa; Quevedo sostenía, en cambio, que una disculpa beatona o mal planteada podía resultar aún peor que el agravio cometido.

Un rey que dominaba el planeta como Felipe IV, era difícil de contradecir; solo un genio como Quevedo pudo ser capaz de agarrarle el culo al monarca en el momento justo en que se dio la vuelta para retirarse a sus aposentos y ante la mirada atónita del rey disculpar un: «perdón, Señor, pensé que eran las de la reina».

La disculpa se define como la razón o argumento que se da para justificar un error o una falta o para demostrar que alguien no es culpable o responsable de algo.

El perdón consiste en disculpar a otro por una acción considerada como una ofensa, renunciando a la venganza y a no tener en cuenta la ofensa en el futuro.

Vivimos tiempos de exigencia de disculpas ancestrales, el papa y el rey piden disculpas, América Latina pide disculpas, el feminismo, Cataluña, el islam... todos los perdedores piden disculpas.

Que ganas le entran a uno de atreverse a hacer un Quevedo a todas estas cosas que simplemente no admiten disculpas y mucho menos a quienes no tienen ninguna responsabilidad de ellas ante la historia.

Qué lástima que no haya un Quevedo inteligente, atrevido y capaz de tocarle el culo al rey y a todos ellos en el momento oportuno.

No llegará con lo que nos incumbe en el presente y el futuro como para perder el tiempo revisando legajos acusatorios de errores y derrotas históricas.

Perdón, señores, pero me aburren soberanamente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Disculpas