Desabastecimiento


Faltan medicinas en las farmacias. ¿Es grave? No, casi todas tienen recambio fácil. Pero sí es molesto. El problema, molesto, viene de lejos y tiene distintas causas:

 1.- Producción centralizada. Igual que PSA-Vigo fabrica coches Citroën, Peugeot, Opel y en breve Toyota, la industria farmacéutica hace lo mismo con medicinas. Cuando una fábrica tiene un problema, repercute en múltiples medicamentos.

2.- Materias primas. ¿Cuántas plantas fabrican paracetamol hoy en Europa? Ninguna. La última estaba en Polonia y cerró hace años. Todo el paracetamol se fabrica hoy en el sudeste asiático.

3.- Precios bajos. España tiene hoy, junto a Lituania, las medicinas más baratas de Europa: el Adiro de 100 miligramos cuesta en España 1,45 euros, y en Portugal supera los 4 euros. Si Bayer tiene problemas de producción en sus fábricas alemanas, ¿dónde preferirá vender su producto?

4.- Exportaciones paralelas. Hay distribuidoras que compran medicinas en España y las venden en Alemania, Suiza o Hungría (¡sí, Hungría!), con precios más altos. Es legal y la UE lo alienta. A las empresas del Big Farma no les gusta y suministran a cuentagotas sus productos estrella.

5.- Brexit: los ingleses estén acumulando medicinas.

Hay varias soluciones, como habilitar al farmacéutico a sustituir tratamientos (hoy no pueden cambiar de comprimidos a cápsulas un mismo medicamento, ni variar su número de pastillas, de 28 a 30, algo ridículo) para que el paciente no tenga que ir al centro de salud por este mero trámite. Y aumentar los precios de medicamentos básicos, pues hay estatinas para el colesterol que cuestan 0,95 euros (un claro dumping), y reducir el precio de los carísimos tratamientos hospitalarios, que distorsionan la factura farmacéutica.

Hay soluciones, pero hay que dedicarse a ellas. Mientras tanto Sanidad y las autonomías han puesto en marcha, el pasado febrero, un espectacular sistema de verificación, oneroso para las oficinas de farmacia, para asegurar la trazabilidad de las medicinas e impedir falsificaciones (¡que no existen en la farmacias españolas!). Curiosamente no ha sido implementado en las farmacias que la Administración gestiona, las hospitalarias.

Hagamos caso a la ONU, y a las oenegés sanitarias como Farmamundi, que propugnan impulsar la labor de los farmacéuticos comunitarios. Sería una buena medida para celebrar mañana, domingo, el Día Mundial de la Salud.

Por Xosé María Torres Portavoz de patentes de Farmamundi

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Desabastecimiento