Sanación con clementinas


Nunca hemos tenido a nuestro alcance tantos conocimientos. Ríos de datos, estudios, informes, apuntes de expertos... Pero todo acaba en un océano en el que desembocan también falacias, bulos, conspiraciones, mentiras interesadas y desagües de todo tipo. Un potaje en el que es complicado separar la piedra del garbanzo. En esta etapa tan ilustrada reina la desilustración. Visto de otra forma, es tendencia desdibujar lo demostrado. Lo que es demasiado evidente tiene que ser falso, porque nos lo sirven como comida precocinada. Y ahí es donde surge Miguel Bosé para defender las seudoterapias contra los científicos, esa peligrosa tribu de embaucadores que no hace más que complicarnos la vida. En el programa de televisión The Ellen DeGeneres Show la actriz Anne Hathaway contó su experiencia. Sacó una clementina de debajo de su asiento, comenzó a pelarla invitando al público a que hiciera lo mismo con las que tenían a mano. Dijo que en un viaje a California había descubierto una joya en una tienda de libros usados: Sanación cítrica, escrito por un tal doctor Q. Había aprendido el arte de utilizar los cítricos para mejorar la meditación gracias a la técnica Clementime, desarrollada en esta obra de referencia. Después de pelar la fruta, dijo a los asistentes que se la colocaran en la boca y respiraran por el agujero que quedaba entre los gajos. La presentadora, Ellen DeGeneres, parecía protagonizar la parodia de una escena sadomasoquista. Hathaway preguntó a todos si se sentían un poco mejor gracias al ejercicio. Y acabó confesándolo todo. «Pues me lo he inventado todo. La conclusión es: no te pongas algo en la boca solo porque te lo dice un famoso. Pueden lanzarme las clementinas si quieren».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Tags
Comentarios

Sanación con clementinas