El «brexit» real


Parecía imposible, pero el ser humano se supera a sí mismo siempre. Theresa May ha conseguido adelantar a Quim Torra en cabezonería y derrotas parlamentarias. Ya solo le queda por delante Puigdemont en Waterloo. Lo del brexit es la crónica de un fracaso anunciado. A May, como en su día Aznar con Rajoy, la eligieron porque era la más discreta y aparentemente manejable de entre la pandilla de tiburones que nadaban alrededor de David Cameron, el insensato que abrió la caja de los truenos de la relación del Reino Unido con la UE.

Desde aquel 1 de junio han pasado casi tres años en los que los políticos de la democracia más antigua del mundo han demostrado estar muy lejos del nivel de sus antecesores. Tras marear la perdiz con toda clase de idas y venidas, resulta que May ha conseguido que el único brexit que nos interese a todos sea el de las royals Meghan y Kate, que, como buenas cuñadas, no se soportan y se han despedido con un portazo real.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El «brexit» real