Mamá, aprende a «shippear»


Los hijos siempre nos ponen por delante, por delante de los riesgos, de los miedos, de los avances tecnológicos y del uso de la lengua. Y en ese empleo de nuevos términos, la televisión y las redes tienen mucho que decir. Operación Triunfo y la relación entre los concursantes ha llevado a que toda una generación de jóvenes de repente shippee con todo. Así que si de repente oyen que un adolescente les viene con el cuento de que fulanito y menganita shippean es mejor que no se pierdan en la traducción. De Relationship se deriva este nuevo verbo que enseguida se ha incorporado con muchos likes al idioma. Porque allí donde hay un posible temita entre dos, un buen rollito, o una química especial se puede decir eso de: «Yo los shippeo». Ese es más o menos el contexto en que los más jóvenes lo suelen usar: cuando ven un feeling que pueda dar lugar a algo más. Esos fans que apoyan a una determinada pareja son los shippers. Los chicos shippearon a Aitana con Cepeda en su momento; a Alfred y Amaia en otra etapa; a Alba Reche y a Natalia, porque aunque no hubiese nada físico entre ellas (que se sepa), Alba confesó que le gustaba. El término evoca, desde luego, una posible relación física. Se lo aviso, porque cuando mi hija me soltó eso de «mamá, aprende a shippear», yo le puse un ejemplo que no llegó a buen puerto: «Yo a Errejón y a Carmena los shippeo». «¡Mamaaá -me alertó- eso sí que nooo!».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Mamá, aprende a «shippear»