Unamuno y la sororidad


Hace un tiempo dedicamos una de estas columnas a la palabra sororidad, que entonces tratamos de neologismo. Aunque no se decía expresamente, del texto se podía deducir que aquella voz había surgido en las décadas finales del siglo pasado. Alguien nos aporta luz: está a punto de cumplirse un siglo de la aparición de sororidad en letra impresa. Fue, concretamente, en el prólogo que Unamuno escribió a La tía Tula «en Salamanca, ciudad, en el día de los Desposorios de Nuestra Señora del año de gracia milésimo novecentésimo y vigésimo».

El entonces decano de la Facultad de Filosofía y Letras salmantina escribió: «... así como tenemos la palabra paternal y paternidad, que derivan de pater, padre, y maternal y maternidad, de mater, madre, y no es lo mismo, ni mucho menos, lo paternal y lo maternal, ni la paternidad y la maternidad, es extraño que junto a fraternal y fraternidad, de frater, hermano, no tengamos sororal y sororidad, de soror, hermana. En latín hay sororius, a, um, lo de la hermana, y el verbo sororiare, crecer por igual y juntamente». «Se nos dirá que la sororidad equivaldría a la fraternidad -añade-, mas no lo creemos así. Como si en latín tuviese la hija un apelativo de raíz distinta que el de hijo, valdría la pena de distinguir entre las dos filialidades».

Parece, pues, que el nombre sororidad lo usó por primera vez Unamuno. Para él, la sororidad la encarna Antígona, que sufrió martirio por amor a su hermano Polinices. Su supremo acto sororio fue dar sepultura a Polinices, desobedeciendo así a su tío y rey Creonte.

Hasta muchos años después no se extendió y asentó sororidad, aunque con otros significados. Por eso aún acaba de incorporarse al Diccionario. Quedaba la incógnita de qué acepciones se iban a recoger, y ayer quedó despejada: ‘Amistad o afecto entre mujeres’; ‘relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento’, y ‘en los Estados Unidos de América, asociación estudiantil femenina que habitualmente cuenta con una residencia especial’. Ha quedado excluida la sororidad unamuniana, lo cual es lógico, pues el sustantivo no llegó a asentarse con ese sentido.

De las varias definiciones, la que mejor recoge el sentido con que hoy empleamos esta palabra es sin duda la de 'relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento'.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Unamuno y la sororidad