El «CIS...garabís»

Fernando Ónega
Fernando Ónega DESDE LA CORTE

OPINIÓN

EFE | Juan Carlos Hidalgo

26 oct 2018 . Actualizado a las 09:36 h.

¡Ay, si las encuestas del CIS siguieran siendo la Biblia demoscópica, como antaño! Si las encuestas del CIS siguieran siendo la Biblia, algunos políticos españoles estarían al borde del suicidio y muchos analistas estarían (estaríamos) pidiendo la baja por depresión. Estaría al borde del suicidio, por ejemplo, don Pablo Casado, bajo cuyo mandato el Partido Popular se hunde todavía más en la intención de voto de los españoles.

Y los analistas de la depresión serían todos los que ven en este gobierno la encarnación de todos los males, la torpeza convertida en norma, la bisoñez como nota distintiva e incluso la maldad de intenciones.

La encuesta que hoy se publica sorprende más que encontrar un nido de velutinas en el cuarto de baño. Según sus datos, el Partido Socialista gobernante merece un amplísimo y creciente margen de confianza. Las faltas de coordinación y los episodios de ministros en la picota han sido disculpados. Su presidente es creíble y llena de satisfacción a los votantes. Su tesis doctoral pasó por él sin romperlo ni mancharlo. No hay descontento social visible ni ningún tipo de desencanto.