La culpa es de Faraday


La culpa de que el precio de la electricidad esté por las nubes es de Michael Faraday y por varias razones. En primer lugar porque Faraday descubrió que un campo magnético variable genera corriente eléctrica. Si acercamos o alejamos un imán en las proximidades de una bobina de hilo conductor, se induce en la bobina una corriente eléctrica. Así se produce la electricidad en las centrales eléctricas. En las hidroeléctricas, es el agua lanzada desde la presa hasta las turbinas-alternadores la que produce el giro de un imán que genera corrientes inducidas en las bobinas. El vapor de agua causa el movimiento necesario para generar electricidad en las centrales térmicas y nucleares. En las eólicas, el causante es el viento.

Faraday también es culpable porque, en la presentación pública del fenómeno de inducción magnética, un ministro le preguntó por las posibilidades prácticas de la electricidad. Dicen que Faraday contestó: «Un día, señor, podrá usted ponerle impuestos». Faraday le dio la pista. Desde entonces los gobiernos no han parado de poner impuestos a la electricidad. Son tantos que el Ejecutivo actual se ha permitido suprimir uno de ellos.

Creo que no es el mejor camino para solucionar el problema del precio de la electricidad. Aunque estamos en un mercado libre, debería arbitrarse un procedimiento legal para limitar las ganancias de todas las empresas que influyen en el precio de la electricidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La culpa es de Faraday