Integrar las TAC de forma coherente


Hoy en día, no podemos dar la espalda a la realidad que nuestro alumnado vive en sus hogares ni a las exigencias sociales y laborales. El colegio debe ser una continuación de la educación recibida en casa y no una vuelta al siglo pasado. El uso de los dispositivos tecnológicos en clase como herramienta educativa acerca a niños y adolescentes a ese mundo en el que viven su día a día.

Supervisados por el profesorado, favorecen el cambio de rol del alumno/a, que es protagonista de su aprendizaje. Además de potenciar la creatividad, les aporta autonomía y contribuyen a ofrecerles una educación más personalizada, adaptándose al ritmo de cada estudiante y controlando todo el proceso de una forma sencilla, incluido el buen uso de las mismas. La búsqueda y análisis de la información entrena el sentido crítico y la capacidad de síntesis. A nivel neurológico, los inputs que recibe el alumno de un dispositivo centran su atención, incrementando el nivel de retención de información, la concentración y la motivación, favoreciendo el aprendizaje en todos sus ámbitos.

Las nuevas tecnologías [TAC, tecnologías del aprendizaje y el conocimiento] han llegado a las aulas para quedarse; si las integramos dentro del proyecto educativo de una forma controlada y coherente, contando con el apoyo de las familias, nos aseguraremos de que los alumnos adquieran los conocimientos y habilidades necesarios para su buen uso en el entorno familiar, social y de tiempo libre aportando, en consecuencia, una educación de calidad acorde con los tiempos y las exigencias de la sociedad actual.

Autor Juana Otero Secretaria autonómica de Escolas Católicas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Integrar las TAC de forma coherente