Medio siglo de hormigón impreso


En el Mayo del 68 francés se decía que «bajo los adoquines está la playa», una excusa para levantar el empedrado de las calles parisinas y utilizarlo como arma arrojadiza contra el orden establecido. Curiosamente, se cumple ahora medio siglo de la popularización de un material que ha revolucionado la construcción y que se ha convertido en uno de los más utilizados en todo tipo de obras y reformas: el hormigón impreso.

El también llamado hormigón pulido destaca por su versatilidad, resistencia y, especialmente, precio económico en comparación con otros tipos de pavimentos. Fue inventado en la década de 1950, pero no sería hasta finales de los 60 y principios de los 70 cuando se estandarizó y se dio a conocer a nivel mundial en la exposición World of Concrete.

El hormigón es uno de los materiales clave en la historia de la humanidad. En la época clásica, griegos y romanos fueron los primeros en usar mezclas de cemento y áridos para erigir templos, puentes y acueductos. Sin embargo, las superficies tradicionales de hormigón tenían la desventaja de su escaso atractivo estético, lo cual hacía que se emplearan otros elementos más vistosos en pavimentos y fachadas. La ventaja del hormigón impreso es que la superficie se trata antes de que fragüe mediante diferentes técnicas que permiten obtener una variedad casi infinita de dibujos, texturas, estampados y colores. Puede imitar el acabado de la piedra, la madera y los propios adoquines, a la vez que conserva las ventajas que han hecho del hormigón la base de la arquitectura moderna.

En la actualidad, el hormigón impreso se usa en pavimentos para patios, terrazas, jardines, aparcamientos, rampas, fachadas de edificios e incluso en el interior de las viviendas. Las últimas novedades técnicas incluyen la aplicación de resinas en la superficie. Cada vez se emplea en más proyectos, al ser duradero, rápido de instalar y hasta un 50 % más económico que otras opciones como la piedra o la baldosa. Otra propiedad interesante es que se puede tratar para que resulte impermeable y antideslizante. En la era del grafeno, no está de más saber el suelo que pisamos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Medio siglo de hormigón impreso