Inhalar dióxido de nitrógeno


El gas dióxido de nitrógeno (NO2) ha saltado a la actualidad por las pruebas con monos y humanos llevadas a cabo por el sector alemán de la automoción, con el fin de comprobar los efectos que produce sobre los seres vivos este gas, desprendido en las combustiones en los motores de explosión.

En la atmósfera se detectan tres tipos diferentes de óxido de nitrógeno, que pueden tener origen natural o antropogénico (generados por acciones humanas): monóxido de dinitrógeno (N2O), monóxido de nitrógeno (NO) y dióxido de nitrógeno (NO2). Podríamos añadir también el dímero tetraóxido de dinitrógeno (N2O4), en equilibrio con NO2. El primero (N2O), procede solo de fuentes naturales y no es tóxico.

El NO se genera en un 80 % por causas naturales y el resto es de origen antropogénico. El NO2 se genera solo por actividades humanas. Los dos (NO y NO2) son tóxicos, pero el NO2 es unas cuatro veces más tóxico que el NO. Los efectos demostrados del NO2 sobre seres humanos están confinados casi por entero en el tracto respiratorio y solo se dan cuando sus niveles de concentración se elevan por encima de los valores permitidos. Espero las conclusiones de los experimentos realizados por algunos fabricantes de automóviles en la producción antropogénica de monóxido y de dióxido de nitrógeno (NOx). Tiene como fuentes principales el transporte en prácticamente todas sus disciplinas, las calefacciones y las centrales eléctricas de combustión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Inhalar dióxido de nitrógeno