¿A dónde se han ido?


Luis Pastor, que es un facha como Joan Manuel Serrat y como tantos otros, ha entrado en el debate de la tragicomedia catalana asegurando que el procés es «una revolución de señoritos para tapar la corrupción». Y a partir de ahí, uno de los estandartes que tuvimos en nuestros años jóvenes en la lucha antifranquista, ya saben ese régimen que acaba de regresar a este país, a decir de Puchi, dispara para acabar preguntándose qué fue de los cantautores, que coincide con que también es el título de su último trabajo.

Pues los cantautores se han ido y no lo han hecho solos. Se han marchado junto a los intelectuales, escritores, académicos, filósofos, eruditos, pensadores y aficionados. Han desaparecido. Ya no están en la denuncia diaria, ni en el debate, ni en la búsqueda de soluciones. Unos se han acomodado y tienen pánico a perder lo ganado y otros se escondieron por temor a ser señalados. Incluso algunos llegan al desvarío con posiciones incomprensibles en quienes se dicen progresistas y renovadores.

Un brevísimo repaso a la larga relación de personajes de la vida pública intelectual y cultural, tanto gallega como española, esos que en otro tiempo nos impartieron clases de ética y buenos modales, parecen haberse esfumado en estos momentos. Desconocen que aquí vivimos una desigualdad que es el ejemplo de Europa, que la crisis sigue vigente, que los jóvenes están entusiasmados con lo de la movilidad exterior y que cada día que nos levantamos nos encontramos con un problema nuevo y los anteriores sin solucionar.

Y de lo de Cataluña, mejor ni hablar. Porque una parte importante de los que se han pronunciado, y que se instalan en la progresía, lo han hecho para apoyar al amante de la ópera Puchi, al embargado Mas, y a la burguesía y al empresariado catalanes que son, en definitiva, los que ha creado, propulsado, alimentado y financiado la rebelión. Los señoritos catalanes que dice Luis Pastor. Porque se puede ser nacionalista, independentista y hasta del Dinamo de Kiev, pero de ahí a entronizar la insolidaridad de los señoritos, hay un abismo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

¿A dónde se han ido?