La Declaración de Barcelona


Esta Declaración de Barcelona, nada tiene que ver con el llamado proceso, ni con la sedición, ni con la traición, ni con el incumplimiento de las leyes, ni con la agitación de masas interesada, ni con el adoctrinamiento de niños y jóvenes en los centros de enseñanza, ni con las algaradas, ni con el hostigamiento a fuerzas de seguridad del Estado, ni con la proclamación unilateral de la república catalana, ni con nada de esa etapa negra para Cataluña y España. La Declaración de Barcelona a la que me refiero, la han hecho ingenieros químicos de todo el mundo, en defensa de la investigación y la tecnología, al final de la Smart Chemistry Smart Future celebrada en Barcelona hace unos días. En ella se han presentado las innovaciones punteras que el sector químico está llevando a cabo para contribuir al desarrollo sostenible. La Declaración de Barcelona, en paralelo con los objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, aspira a que la sociedad tome conciencia de la importancia de la Ingeniería Química para el planeta Tierra. En la Declaración se pide: que se promueva la investigación pública y privada en I+D+I, que legisladores y autoridades tengan en cuenta criterios científicos cuando decidan cómo resolver los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad, que la Ingeniería Química contribuye a la solución de múltiples problemas que afectan al bienestar de la Humanidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La Declaración de Barcelona