Cataluña en un segundo


En un domingo como este quizá lo que corresponda sea relativizar el incidente catalán, y yo cuando me pongo a relativizar, relativizo a lo bestia. Porque vamos a ver, ¿Cataluña tiene seis siglos de edad?, ¿más que España? Pues que sepan que la humanidad existe desde hace cuatro millones de años, es decir cuarenta mil siglos, es decir, veinte segundos en un día entero, ¡bah! Porque para que existiera Cataluña tuvo antes que existir la tierra y eso son ya cifras mayores, cuatro mil cuatrocientos setenta millones de años, poco más de un segundo de todo un día. Y del Big Bang ni hablamos. Aunque ahí comenzó todo porque si el universo no existiera, ¡de qué iba a existir Cataluña! Y quiero recordar que el cristianismo nació en el año cero, hace dos mil diecisiete, que es cuando Yahvé pasó a ser tres, y que sin aquello no existiría la Sagrada Familia, ni el turismo, ni el diseño catalán, ni los hipsters y por lo tanto tampoco la independencia. Y digo yo que si Amelia Folch -tan añorada en El Ministerio del Tiempo- hubiese viajado a 1870 y hubiera inculcado al arquitecto señor Gaudí, que va para santo, la vocación de, digamos, farmacéutico, hoy ni Sagrada Familia ni nada, si acaso algo parecido a las pastillas del doctor Andreu O sea que un poco menos de arrogancia territorial y un poco más de sentido universal, que todos venimos de Tanzania, de cuando ni siquiera se había rodado todavía La Reina de África. Polvo somos, pero polvo africano, que diría Quevedo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Cataluña en un segundo