Dolor mancuniano


Los gentilicios de muchos lugares parecen no tener relación con el topónimo. Unos ejemplos: abderitano, de Adra; ilerdense, de Lérida; suburense, de Sitges. Ello se debe a que corresponden a los nombres de las poblaciones que en la Antigüedad se levantaban en esos lugares, Abdera, Ilerda y Subur, respectivamente. Muchos habrán visto estos días uno de estos adjetivos, mancuniano. Un periódico relata que en uno de los homenajes que se han hecho en Mánchester a las víctimas del atentado «una mujer ha empezado espontáneamente a cantar Don’t look back in anger, del grupo mancuniano Oasis». Unas páginas más adelante, el diario da cuenta del triunfo del Manchester United en la Liga Europa, «que cierra -dice- una sequía de tres años sin títulos para el equipo mancuniano». 

A estas alturas, el lector que no lo supiera habrá concluido ya que mancuniano es el adjetivo para lo relativo a Mánchester y el nombre que se da a sus habitantes. En el Diccionario no está, pero como adaptación del inglés mancunian no ofrece dudas. Hace referencia a Mancunium, corrupción o nombre alternativo de Mamucium, un puesto romano que aparece en el Itinerario de Antonino y que fue fundado en el siglo I en el lugar que hoy ocupa Mánchester. 

Mancuniano es también la manera de hablar de los naturales de Mánchester. El mancunian accent, también llamado mancunian o simplemente manc, se caracteriza por una pronunciación cerrada de las vocales y porque corta las palabras, según cuentan personas que han tenido contacto con él. Se dice que durante mucho tiempo la BBC no contrató a nadie con ese acento. «Un adolescente desganado de acento mancuniano desgrana con voz perezosa el mismo estribillo una y otra vez», relata Lucía Etxebarria en Amor, curiosidad, prozac y dudas

En muchas ciudades conviven los adjetivos derivados de antiguos topónimos con otros formados a partir de los modernos. Así, por ejemplo, los de Lérida son, además de ilerdenses, leridanos. De Mánchester sale manchesteriano (manchesterian en inglés), pero se aplica, más que a lo relativo a la ciudad, a la escuela de Mánchester, la que impulsó en el siglo XIX el liberalismo económico. El manchesterism, nombre inglés de la doctrina que lo sustentaba, se suele traducir como manchesterismo, que es el liberalismo o capitalismo manchesteriano. 

Algún día habrá que hacer sitio en el Diccionario a mancuniano y a manchesteriano. ¿No?

Votación
5 votos

Dolor mancuniano