Donde dije digo


El tiempo será quien nos descubra si Ciudadanos es una formación política, un coro de voces mixtas o una asociación de amigos de las almendras garrapiñadas. Por lo visto hasta ahora, todo nos lleva a pensar que se trata de un consorcio de intereses con un líder dedicado a justificar sus permanentes alteraciones y contradicciones de promesas y programa. 

Desde aquel «no vamos a apoyar ningún Gobierno de Mariano Rajoy», que hizo historia, la existencia de Ciudadanos ha sido una travesía de rectificaciones y desmentidos. Lo que iba a ser no fue y lo que pudo ser, tampoco. Y así ha llegado a una situación que lo coloca a un paso del descrédito absoluto, por mucho que Rivera dedique las veinticuatro horas al día a justificar lo injustificable.

Ahora mismo, C’s tiene un serio problema en Murcia. Se llama Pedro Antonio Sánchez y es un imputado que preside la comunidad, situación que el partido, o lo que sea, dijo que no permitiría. Pero ahí sigue y los populares no parecen dispuestos a apearse del burro. Aunque no solo es Murcia. La lucha contra la corrupción, la reforma constitucional, los aforamientos, la limitación de mandatos, la financiación de los partidos y otras muchas conquistas que situaron como líneas rojas, ahora resulta que son asuntos sin importancia.

Rajoy, que se las sabe todas, ha jugado inteligentemente con Rivera, que es un advenedizo. Y le ha trasladado un problema de credibilidad, de compromiso con sus militantes y electores y hasta de supervivencia. El problema no lo tienen los populares, lo tienen quienes se enorgullecieron de decirnos que con ellos nada iba a ser igual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos

Donde dije digo