Los segundos cuentan


El piloto Ayrton Senna dejó para la historia del deporte esa frase que decreta que el segundo es el primero de los perdedores. Los países del mundo rivalizan ahora por ser el número uno de los fracasados en la carrera por la supremacía de Trump, que da por sentado que América, o una parte de ella, es la primera. Lo hacen desde la ironía engendrada por los programas nocturnos, uno de los productos norteamericanos más exportados al mundo y que se ha vuelto como un bumerán contra su presidente en una alianza global.

Una televisión holandesa fue la primera en lanzar un vídeo satírico en el que una voz en off idéntica a la de Trump propone a su país para ser segundo en el ránking mundial. Tras él, un grupo de late shows europeos han constituido una Eurovisión del humor que se ha hecho global y enfrenta ya a quince países. El vídeo de Portugal recuerda que no son una provincia española. Suiza reclama su papel pionero en renegar de la UE y acuña el Swixit o Helvexit. Australia presume de sus infranqueables vallas para conejos. El Late Motiv de Buenafuente acredita a los españoles como orgullosos descendientes de Hernán Cortés, «el Chuck Norris» hispano; coteja el moreno de Julio Iglesias con el azafranado Trump y señala a los Pirineos como el muro por excelencia que ahuyenta de los Caminantes Blancos del norte que vienen a robar el sol. Sobradas razones para decir «America First, Spain Second».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los segundos cuentan