El triunfo de la ira


Tiempo tendremos para analizar los efectos que sobre el mundo tendrá la presidencia de Donald Trump, sobre si Europa va a ser capaz o no de hacer frente a sus delirios y sobre la repercusión que en los inmigrantes ocasionarán sus políticas xenófobas. Vamos a disponer de años. Pero deberíamos comenzar por analizar, lo más fríamente posible, a los más de cincuenta y nueve millones y medio de votantes que apoyaron en las urnas a un bufón y matón de barra de club de carretera.

Y solo hay una explicación. Lo que ha triunfado en Estados Unidos es el voto de la ira. El de la indignación y la rabia por el rumbo que toma esta sociedad. Ha triunfado el voto de la furia por la distancia que existe entre los gobernantes y los gobernados. Ha sido una ruptura en toda regla entre ciudadano y política.

Estamos hablando con excesiva ligereza del voto hispano, de los votos ocultos, de los exabruptos de Trump, de que la candidata Clinton obtuvo más apoyos y del voto de los blancos, pobres y rurales, cuando deberíamos de hacerlo de cómo la mitad de electores estadounidenses entienden el futuro. Y lo que han hecho esos electores, apoyando a un extremista, populista, misógino y racista, ha sido rebelarse contra los Gobiernos económicos que nos imponen las nuevas formas de hacer política, la globalización tal y como está avanzando, el cambio de valores, las nuevas ideologías y las dinastías políticas. Las élites han sido destrozadas y el establishment, despedazado.

Hay que analizar, con realismo y rigor, la victoria de la ira. Y ver que detrás de ella se refugia una gestión errónea de la crisis económica que deja más desigualdades, más paro y más trabajadores pobres. No es solo Estados Unidos; estamos viendo situaciones similares, aunque no tan decisivas, en otros países. También aquí al lado. Y si no somos capaces de entender eso vamos directos al fracaso. Porque ya nos advirtió Dryden que tuviésemos «cuidado con la ira de un hombre sufrido».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

El triunfo de la ira