Sí, es verdad, el Gobierno está descontrolado

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

20 mar 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Es la economía, estúpidos?». Lo es, sin duda, en ocasiones, pero no en la España socialmente deshilachada de hoy en día, donde esa pregunta se contesta con una afirmación radicalmente diferente: «Es la política, lumbreras».

Para muestra, un botón, que lleva camino de convertirse en un bombón para la oposición al Gobierno en funciones de Rajoy: la, por lo poco, pintoresca y, por lo mucho, disparatada teoría que su Gobierno se ha sacado de la manga para hacer frente a la previsible avalancha de iniciativas de control a la que podría quedar sometido como consecuencia de su pérdida de mayoría en los órganos internos del Congreso tras el cambiazo de posición de Ciudadanos.

Ante tal situación, en verdad desconcertante, al Gobierno, pareciera que asesorada por su peor enemigo como en no pocas ocasiones durante la pasada legislatura, no se le ha ocurrido mejor solución que sostener que no puede controlarlo un Parlamento que no es el que lo invistió. Ni una sola norma ampara tal dislate, vulnerador además un principio democrático esencial: que el poder ejecutivo actúa bajo el constante control del Parlamento. ¿O es que si, como parece muy posible, el 26 de junio hay nuevas elecciones, lo que retrasaría la designación del Gobierno hasta septiembre, piensa el actual que hasta entonces no haya control parlamentario?