¡Leoooooo!


Esta noche saldremos de dudas. Pero tuerzo por que lean al fin ¡Leooooooo! Confío en que, como Llosa, Di Caprio consiga su premio y no se quede otra vez como un Murakami o un Lobo Antunes esperando una eternidad que no llega. Tiene globos (cuatro) para montar un circo, pero cero Óscar. Ni interpretando a un discapacitado mental en Gilbert Grappe, cuando perdió el de reparto contra Tommy Lee Jones, que le ganó con El fugitivo. Era el 93. Ni luego hasta tres veces en el siglo XXI. Ni cuando hizo nada menos que de Howard Hughes volviéndose loco con sus megalomanías (cayó ante Jamie Foxx como Ray Charles, duelo de biografías). Ni de traficante de armas en Diamante de sangre (perdió ante Forest Whitaker, el último rey de Escocia). Ni cuando parecía que ya lo tocaba con El lobo de Wall Street, hace tres años. Entonces le surgió un oso tan enorme como los que salen en El renacido y fue ese actorazo que es el segundo Matthew McConaughey el que se lo quitó. Ahora lo ganará con El renacido, una película tremenda. Lo alzará aunque tenga en frente a Redwayne, que puede repetir con La chica danesa como transexual, después de vencer como Stephen Hawkins. Pero Redwayne no hará la carambola y será el bueno de Leo el que pueda leer al fin un discurso que se tiene que saber de memoria. Es bueno que le llegue su momento, total ya no está entre nosotros el mejor actor de esta época, Philip Seymour Hoffmann. En el cielo del cine esté.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

¡Leoooooo!