La otra ciclogénesis


Por muy acostumbrados que estemos, sobre todo los gallegos, a vivir casi con normalidad los efectos de ciclogénesis explosivas, la que se está creando en Europa hace aventurar que nos va a resultar especialmente dificultosa. Porque no solo no nos resguardamos de las primeras lluvias, sino que somos incapaces de prevenir lo que se nos avecina. Un huracán imposible de combatir.

A las primeras de cambio, la generosidad de Angela Merkel y de toda Europa se fue al traste; porque ya sabemos que lo que importa es seguir gobernando y no solucionar los problemas, por muy graves y humanitarios que sean. Y como la alemana ha sido la primera en dar un paso atrás, pues todos los demás, encantados de la vida, se han acurrucado a su lado para hacer causa común mientras los ciudadanos, que somos los que los alimentamos, exigimos soluciones sin que se nos escuche.

Las incógnitas se nos acumulan. ¿Qué piensa hacer Europa con los millones de refugiados que de una forma u otra llegan y llegarán a sus fronteras? ¿Va a blindarse como un búnker, defensa en la que los alemanes son especialistas? ¿Qué vamos a hacer con el tratado Schengen de libre circulación de las personas? ¿Alguien se cree que cerrando fronteras y endureciendo los controles se acaba con el problema? ¿La solución está en cerrar los ojos y mirar hacia otro lado?

Digámoslo claro. Institucionalmente Europa está infringiendo su deber jurídico de asistir a refugiados y violando los derechos humanos. O lo que es lo mismo, Europa está delinquiendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

La otra ciclogénesis