Volver


De ordinario, en el tráfico, el número de muertes aumenta en las idas y retornos de ciclos vacacionales. No es aceptable que los accidentes mortales se imputen a la velocidad excesiva o inadecuada, para dejar como causa segunda las distracciones. Incluso cabría decir que la peligrosidad es mayor en la vuelta a casa, cuando se trata de volver. La única opción aceptable a favor de la velocidad consiste en el uso de los datos de radares, medio para la vigilancia del tráfico tan útil como inexpresivo. Y es que hay otro estilo de vigilancia del tráfico más cercano a lo que realmente ocurre en la carretera, porque si se prestasen servicios por medio de agentes, se aceptaría que hay unas cuantas tipologías de infracción de más entidad que las meras infracciones a las limitaciones legales de la velocidad. Por otra parte, pensamos que las distracciones son cercanas a la conducción en cuanto vienen de la quiebra de un tiempo alegre y desenfadado con el reencuentro ingrato de la monotonía y la rutina de los quehaceres cotidianos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Volver