Anillo al Curry


La NBA también es humana. Lebron James también es humano. Este año fue una temporada rara la de la liga de los gigantes. Imperial como todas, pero rara, rara. Anillo al Curry. O mejor habría que decir anillo al mejor equipo. Y con Iguodala, que desigualó el partido decisivo, con el que los Warriors mataron la final en la cancha de los Cavaliers. Un hombre, aunque sea la catapulta de Lebron James, no puede contra todo y contra todos. Hizo varios milagros, pero murió por cuarta vez en sus sextas finales. Y no consiguió el sueño de darle el anillo al equipo de su pueblo. Enfrente, una máquina engrasada. Con la metralleta de los triples y un juego/fuego solidario. La mejor marca de la liga. Nada menos que 67 victorias y 15 derrotas. Unos play-off impecables e implacables. Parecía que había muchos candidatos al título. Pero al final llegaron al duelo los que tenían que hacerlo. Lebron, como matagigantes por un lado. Y el billar de Golden State por el otro. No hizo falta el match decisivo. Las bajas de Kyrie Irving y de Kevin Love fueron demasiado para los de Cleveland. El sueño del niño Lebron tendrá que esperar. Los Gasol, que nos hicieron soñar un poco (poquito), con una final entre los dos, también se quedaron en el camino. A Pau lo neutralizó Lebron. Y los Memphis cayeron con la cabeza bien alta. Menos mal que Pau Gasol ha decidido dar un paso adelante y estará en el Eurobasket para ayudar a que España brille y a que podamos meternos en los Juegos Olímpicos. Del campeón de la NBA, la selección tiene que aprender que el juego en equipo multiplica los resultados. Del aro a los aros de Brasil, con el combustible de Gasol y con la solidaridad de todos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Anillo al Curry