Casillas


Tras 25 años de servicios prestados al supuestamente mejor club de fútbol del mundo, a Iker Casillas el Real Madrid se lo ha sacado de en medio de una forma ignominiosa. Una vergüenza lo que le han hecho a uno de los deportistas más laureados de la historia del deporte español. Campeón de todo en lo deportivo, y premio Príncipe de Asturias de los Deportes, tanto galardón no ha resultado suficiente para despedirlo con una mínima cortesía. Lo han tildado de pesetero por no plegarse a las pretensiones de un presidente acostumbrado a tratar a los jugadores en función de su exclusiva conveniencia, con independencia de que haya sido considerado por casi todos uno de los mejores porteros del mundo, y desde luego durante mucho tiempo el buque insignia del equipo merengue. ¿Qué le hubiera supuesto a Florentino Pérez haberlo tratado como se merecía? Evidentemente nada, salvo quizás a su entender dar sensación de debilidad al resto de la plantilla. El fútbol se ha mercantilizado alarmantemente. Con Cristiano no se hubiesen atrevido. No ama al club, sino el dinero que este le paga, por mucho que bese el escudo del equipo cada vez que marca un gol. A nadie engaña, pero le va bien. Seguro que Casillas se hubiese evitado este calvario si no siguiese siendo ese buen chico de Móstoles. Un señor dentro y fuera del campo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
72 votos

Casillas