Ponernos de acuerdo


En algún momento tendremos que abrir un debate pausado y sensato sobre la situación que vivimos, porque ni nosotros mismos conocemos cómo nos va la vida. Por un lado tratan de convencernos de que la pesadilla es ya un recuerdo y por otro vemos cómo día a día el deterioro social aumenta.

Cada vez que saltamos de alegría cuando nos dicen que la recesión ha quedado atrás, que la economía crece a velocidad de vértigo y que vamos a crear millones de puestos de trabajo, llega alguien para rebajarnos la euforia. El penúltimo, el Consejo Económico y Social, nada sospechoso de estar en manos de Bildu, que asegura que la economía familiar es de consumo de supervivencia. Dicho de otra forma, que la mayoría de los ingresos se lo llevan los bienes esenciales para subsistir. Y ayer mismo, La Caixa, con que uno de cada tres niños en España es pobre y uno de cada diez sufre pobreza severa.

Si a ello añadimos que la pobreza energética se ha triplicado; que en Galicia el 20,8 % de los hogares llegan a fin de mes con mucha dificultad y el 38,6 % no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, según publicó este periódico, pues no parece que los cantos de sirena que nos llegan sean tan reales.

Vamos a tener que analizar seriamente si «la economía española ya ha abierto de par en par la puerta de la recuperación», como dice Rajoy o nos mantenemos en una situación altamente deteriorada y preocupante. Deberíamos ponernos de acuerdo, a no ser que definitivamente nos hayan dividido el país en dos: los optimistas y los necesitados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Ponernos de acuerdo