Peatones y medio rural


Narraba Carlos Casares un hecho de tráfico en el que había sido protagonista, del que se deducía que el caminante del medio rural gallego no se amedrentaba ante el automóvil que avanzaba por su mismo camino. El racional -el hombre- interpelaba al irracional -el automóvil- que invadía su territorio. No se acepta que la nueva fuerza mecánica obligue a cambiar ancestrales hábitos de vida.

Además de la dispersión poblacional y de la complicada red viaria, otros factores ayudan a entender la persistente inadaptación del peatón gallego al tráfico: al menos hasta bien entrada la década de los ochenta, el 70 % de la población gallega habitaba en el medio rural, donde tantas y tantas conductas parecen carentes del instinto de conservación. El avanzado proceso de envejecimiento de la población también se traducirá en acciones y reacciones inapropiadas. Así, tantas negligencias, junto a las de los conductores de automóviles, que no faltan, explican tanto histórico desastre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Peatones y medio rural